Arturo Salazar. Entre islas

por el 12/08/13 at 12:13 pm

Arturo Salazar. Entre islas.

Por Fernando Casanova y Llaca Arturo Salazar en labores de restauración.

El próximo 15 de agosto el Museo de las Casas Reales presentará una exposición del artista cubano-dominicano Arturo Salazar. En las obras a exponer en esta exposición Salazar demuestra un dominio de las técnicas más depuradas en pintura. Tiene la ventaja de que es pintor, grabador, restaurador, un conjunto que hace la plenitud del trabajo en artes plásticas. Expo REMINISCENCIA

Arturo Salazar es un cubano típico del oriente de Cuba; pero la dominicanidad le llegó a raíz del festival “De origen caribeño” que se celebró en Santiago de Cuba en 1991. En aquel festival se encontró con un grupo de dominicanos que participaban como invitados, entre ellos, artistas como Guillo Robles o Luz Severino. De ese festival también salió la idea de hacer una presentación de artistas cubanos en el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo, en cuyo Patronato figuraba Frank Marino Hernández y Porfirio Herrera, quien era el director del museo, personas claves en la llegada a República Dominicana de Salazar. Lo demás es historia, un artista cubano, intensamente caribeño y definitivamente dominicanizado.

Arturo Salazar

Arturo Salazar

 

Arturo Salazar ve las posibilidades de las artes plásticas como un abanico amplísimo, donde se pueden desarrollar todas las manifestaciones posibles. Como artista, cree que lo difícil sería limitarse a algo, porque ello conllevaría una limitación del espíritu creador. Convencido de que ya los soportes no tienen límites, sostiene que por lo tanto no hay limitación para expresarse con cualquier medio sin encasillarse en una técnica, forma o escuela. Salazar ha pasado de la figuración a la abstracción, para luego vivir en ambos mundos indistintamente. Su primera exposición en Santo Domingo se centra en sus trabajos sobre papel, una serie titulada “Astilleros”, y algunas formas abstractas. Para esa época su trabajo se plasmaba básicamente sobre papel y muy pocas incursiones eran en tela.

Salazar tiene una ventaja, es restaurador profesional y de vocación. Su trabajo en la Casa Peynado junto a Frank Marino Hernández le ayudó a conocer a los clásicos dominicanos, y a los no tan clásicos, así como obras de Picasso, de Wifredo Lam o de Amelia Peláez, entre muchos otros. Frank Marino tenía una colección de primera calidad, y además se preocupaba por darle mantenimiento, por restaurar, conservar. Sobre la restauración en Republica Dominicana se lamenta Salazar que sea una disciplina que no se imparta de manera formal en las escuelas y universidades donde se imparte Artes, que se limite a algunas conferencias o pequeños seminarios sobre esas materias. En países como los nuestros, tropicales, conservar se hace una tarea casi diaria, ya que son muchos los ataques ambientales y orgánicos que reciben las obras de arte. 482071_439860809434164_492492096_n

 

La producción de Salazar en el país comienza con su primera exposición individual en la biblioteca República Dominicana en 1991, luego vinieron la del Centro de Cultura Hispánica en 1995, en el Banco Central junto a Oscar Carballo, y en la Casa de Italia en el año 2000 entre otras, para luego exponer en el extranjero, destacando la muestra montada en Río Gallery en Nueva York con dibujos y óleos sobre tela. 9124467228563929

 

La serie de Islas, especialmente de Cuba, ha sido una de sus grandes y más reconocidas producciones. En esa serie está la Cuba que ve un artista desde fuera, es la nostalgia vista desde el aire. Una silueta, un perfil de su isla que asemeja un caimán recubierto de enredaderas. Son tintas, aguadas, y acuarelas. Una serie hermosa que nos recuerda a Pedro Mir cuando habla de las islas caribeñas.

En tinta, acuarela y papel se plasman varias obras con el tema de la maternidad. Una de estas obras, del 2007, es particularmente hermosa. En ella vemos  a una mujer sentada, pensativa, con el brazo apoyado en la rodilla, embarazada y con el pelo lleno de una vegetación que podría parecer un sombrero espectacular de Carmen Miranda, pero que son ramas, finísimas lianas y enredaderas, es el “Estado de Buena Esperanza”, una mujer creando una nueva vida, cavilando sobre la vida, sobre ella, sobre el amor materno.

 

Arturo Salazar, Estado de buena esperanza. Tinta sobre papel 2007

Arturo Salazar, Estado de buena esperanza. Tinta sobre papel 2007

Al igual que René Portocarreño, a quien dice admirar, a Salazar le salen esas mujeres hermosas ataviadas con un barroquismo habanero en sus cabezas, a veces parecen medusas; pero es el barroquismo de la Habana que Portocarreño y este Arturo Salazar del oriente de Cuba les sale en cada pincelada. Así sale también una colección de santos populares, arcángeles, y vírgenes milagrosas. En un “San Miguel” perfectamente logrado en acrílica sobre Madera nos presenta a un San Miguel asexual, pero poderoso y con toda la mística y atracción que dicho santo ejerce en nuestro país.

 

EN VOZ PROPIA

 

FC: ¿Qué temas aborda en esta nueva exposición?

AS: Hay casi de todo. En realidad esta exposición es una especie de retrospectiva sobre mi trabajo artístico.

FC: ¿De dónde te nutres para tus temas?

AS: Para mi nutrirme de un tema… todo parte de la vida misma y mi conexión con el mundo, la imaginación comienza a correr:  la figura humana, la vegetación, lo alegórico y ciertos arquetipos de la historia del Arte. Las Evas del caribe, Homenaje a Mariano Rodríguez, son los motivos temáticos

hft_image_feed.php

FC: ¿Tu proceso de trabajo se apoya en la elaboración de bocetos o trabajas de una forma más espontánea?

AS: Mi trabajo se desarrollas en la espontaneidad. En el lienzo afloran el mundo de las imágenes. En el caso de obras por encargo me planteo los bocetos: las Advocaciones Marianas, por ejemplo, que son un conjunto de 15 obras que si necesitaron de bocetos.

FC: ¿Sus métodos de trabajo se podrían calificar de tradicionales?

AS: Mis métodos de trabajo se relacionan con la restauración, muy tradicional y técnica, que necesita de determinadas habilidades manuales. El dominio de las técnicas y estilos, ha dado de alguna manera la personalidad a mi taller. Además, creo que existe un comportamiento del artista que responde a su hábitat insular, trato de no separarme de esa relación del hombre y su medio y pienso que mis obras responden a la suma de estas dos realidades.

FC: Cree que los nuevos formatos del arte contemporáneo están eclipsando a los métodos más tradicionales?

AS: Debido a mi formación en la Escuela de Arte en Cuba, durante el tiempo como docente artístico, el buscar e investigar las diversas técnicas, y darle vida a través de los materiales me marcó. La obra sea cual sea su categoría alcanza estructuras sólidas, brillantes en su mensaje, como podemos ver en los dibujos, las instalaciones y en técnicas tradicionales de la pintura. Pienso que los nuevos resultados estéticos corresponden a los tiempos que vivimos de luz.

FC: ¿Hacia dónde ha evolucionado su trabajo en estos últimos años? la foto

AS: Me considero un artista que en el escenario de la plástica caribeña, revelo la vida, esa inevitable metamorfosis en la que vivimos y que se plasma en una simbología recurrente de líneas y planos circulares, ritmo y movimiento de color. El dibujo y la pintura constituyen un testimonio de la cultura del trabajo creador que felizmente es un vehículo para dignificar un viejo oficio, el de artista plástico, pues mi obra me lleva a querellas de existencia, fatigas sin frutos o quizás risas y llantos, éxitos y fracasos. Lo vivo como una extraña mixtura de vivencias entre la obra, el autor y el público.

FC: ¿Qué es para ti la realidad, como artista?

AS: Mi realidad como artista es la de formar parte de una familia dominicana y cubana, con amigos dominicanos y cubanos con una misión de transmitir valores estéticos sociales y políticos a nuevas generaciones. La lucha por una realización espiritual a través de las obras es parte de lo cotidiano para mi, como pueden ser las rutinas de un ejercicio por salud y una alimentación balanceada o escuchar buena música.

FC: ¿Luz natural o artificial?

AS: Ambas. La luz natural, la que Dios nos manda como regalo, nuestro sol, la luz artificial la que ponemos a nuestro seres queridos y a deidades

FC:¿Resulta difícil vivir del arte? ¿Condiciona de alguna manera el día a día?

AS: Sucede que tienes que vivir y crear tus condiciones de vida. Yo le llamo crecimiento personal. En nuestros países en vías de desarrollo tenemos a los filántropos del arte, críticos de arte, gestores culturales que también tienen que vivir de un salario; yo vivo de la restauración de obras artísticas, de la  asesoría docente y de mis proyectos artísticos personales.

Iván Miura, Arturo Salazar y Fernando Casanova inaugurando la exposición "Reminiscencias"

Iván Miura, Arturo Salazar y Fernando Casanova inaugurando la exposición “Reminiscencias”

FC: En la sociedad contemporánea, ¿qué papel cree que deberían tener el arte y el artista?

AS: El arte y el artista siempre han estado vinculados a la sociedad con sus grandes propuestas, con sus murales, sus esculturas monumentales, las bellezas arquitectónica, sus grandes composiciones musicales. Por ejemplo, las polémicas del existencialismo fueron un gran aporte al debate público a través del teatro o el legado maravilloso de la literatura. Pienso que los artistas tenemos el compromiso de transmitir valores estéticos de muy buena calidad y difundirla. Eso implica que necesitamos también más apoyo de parte del Estado, un apoyo económico, logístico que se articule a través de una política Cultural

3 Responses to “Arturo Salazar. Entre islas”

  1. Dwight

    Ago 16th, 2013

    Very nice.

  2. arturo salazar

    Ago 19th, 2013

    Saludos FERNANDO, una vez mas mis reiterados agradecimientos por su apoyo. Necesitamos los artistas esa respuesta por el arte. Mis respetos y sincero agradecimiento . Arturo Salazar .

    • chiqui vicioso

      Feb 22nd, 2014

      Arturo, ME URGE VERTE. PASA POR MI CASA SI PUEDES O LLAMAME AL
      809-685-5202

      ABRAZOS PARA TI Y TU FAMILIA,

Deja un comentario