Sobre manifiestos artísticos

por el 29/09/17 at 3:15 pm

Sobre manifiestos artísticos.

Manifiestos DADA

Manifiestos DADA

IMG_2613

Los manifiestos artísticos son como los programas de los partidos políticos: mucha grandilocuencia y luego, cada uno a ser lo que es. Son un intento de aclarar las ideas a un grupo que se reconoce como tal, pero que no está ahí. El movimiento más reciente. “El nanaísmo” dice estar inspirado por las vanguardias de principios del siglo XX, y que surge como protesta ante la degradación cultural y, sobre todo ética, de nuestra sociedad actual, y declara que “…no sólo vivimos una crisis económica, sino también de valores…hemos dejado de leer, y tememos al silencio”. Y que para Camus, el hombre rebelde era aquel que sabía decir “no”, cuando es no.

Borges, sin saberlo, definió los manifiestos artísticos como “…un condenado a muerte que bordea un precipicio sin importarle, porque ha renunciado a la vida”. Hacer proclamas y crear dogmas es una forma de suicidio, una renuncia a crear, a seguir por su cuenta en este experimento inacabado que llamamos vida.

Salvador Dalí fue expulsado del movimiento surrealista, como si aquello fuera una dependencia del gobierno y André Bretón su ministro. Todo un acto surrealista en sí mismo. Pero el movimiento Nanaísta ha nacido con un “algo distinto” porque dice cosas como:

Primera expo Nanaísmo

Primera expo Nanaísmo

1.- Reivindicamos el surrealismo español. Aunque sorprenda, el surrealismo ibérico hunde sus raíces en el Siglo de Oro español, con la novela picaresca, Cervantes (a través de la dialéctica sancho-quijotesca) y la mordacidad de Lope de Vega, Góngora y Quevedo. Sin embargo, hubo que esperar hasta el siglo XX para conocer la segunda cima del género…

2.- Creamos a partir de los Clásicos y la Antigüedad. Como no hemos encontrado la fuente de la eterna juventud, bebemos de Sócrates, su discípulo Jenofonte, Plinio el Viejo y Cicerón. Sostenía alguien que lo clásico era aquello que no se podía mejorar…

3.- Nuestro leitmotiv es la búsqueda, más que la propia conquista (quizás por ello, también simpatizamos con Ulises). Cada mañana, releemos el Mito de Sísifo…

Estética y política. W. Benjamin

Estética y política. W. Benjamin

4.- Defendemos los “efectos naturales” por encima de los “efectos especiales”. Por eso, los nanaístas seguimos apostando por el fondo más que por la forma. Por la esencia…

5.- La Tauromaquia es un rito sagrado: la única esperanza de ser libres y la última oportunidad de seguir existiendo…

6.- Una afición por cada sentido y, para nuestro sentido favorito, dos aficiones. Por ello, tenemos el firme propósito de recuperar la idea de “espacio vivo de experimentación de los sentidos”…

7.- Disfrutamos de “La grandeur”, o de lo que queda de ella. Es decir, admiramos la exquisitez y refinamiento de la cultura francesa…

Los manifiestos buscan afianzar conceptos e ideas. Quizás ahora sean más necesarios porque la novedad y el acto circense se han establecido como valores de las Bellas Artes. Una señora gorda metiéndose trapos en la boca puede ganar un Gran Premio de una bienal de artes. De ahí que la creación artística con esfuerzos creativos y académicos estén momentáneamente fuera de moda.

La belleza, vista como el tratamiento que el artista utiliza para presentar su particular modo de ver las cosas, los sentimientos o las ideas se ha banalizado tanto que a cualquier cosa se le llama arte. ¿Culpa de Marcel Duchamp?, ¿del Dadaísmo? ¿del mal gusto? ¿del camino fácil?, de todos a la vez. La obra de arte se explica por sí misma, no necesita conceptualización o explicación en un manual o video adjunto al adefesio. Y mucho menos que un jurado llame a un artista para decirle cómo es que debe presentar su obra para que sea evaluada, según las últimas bases de concursos que eran de prestigio.

Surrealistas. Bretón y Dalí codo con codo.

Surrealistas. Bretón y Dalí codo con codo.

Los 7 manifiestos dadaístas eran panfletos propagandísticos. En uno decían “Dada es la vida sin pantuflas ni paralelos; que está en contra y a favor de la unidad y decididamente contra el futuro…” o “Dada no significa nada”, y con ello decían gran verdad. Pero hay que tener en cuenta que entre 1912 y 1918 el mundo comenzó a ser el horror que es hoy: La Gran Guerra fue su bautizo. La conciencia de ser artista en un mundo que se veía venir horrendo era aterradora; dos guerras mundiales en menos de 30 años lo dicen todo. Un Manifiesto no puede interpretarse al margen del contexto histórico que condiciona su discurso, su sentido. Muchos factores pueden ser determinantes al igual que el “Estado de sitio” mental en que esté sometida su sociedad.

Los surrealistas se lo montaron distinto. Apasionados, violentos, de frases incisivas e influenciados por las mentes creadoras de Freud y Bretón. Un intento de salir de los esquemas de la razón buscando significados en los sueños, ya que la realidad post bélica era atroz y más aún el presentimiento del futuro. El primer Manifiesto surrealista, en 1924, buscaba el automatismo, el dejar que actúe la inconsciencia en la creación para ver si la razón se aplacaba y dejaba a la gente ser libre. La locura o los sueños entraron de mano de artistas como Dalí o Louis Aragón.

Moreno Jimenes, líder del movimiento postumista.

Moreno Jimenes, líder del movimiento postumista.

¿En Dominicana? pocos Manifiestos. El Postumismo el mejor. El último, que más bien era una crítica a la crisis del arte, fue el de Confluencia XXI, que ingenuamente andaban “En busca de la virtud estética…”. Buscaban virtud estética proclamando opiniones.

Confluencia XXI

Confluencia XXI

2 Responses to “Sobre manifiestos artísticos”

  1. Luna

    Oct 20th, 2014

    Pues lo que dicen los nanaístas es perfectamente suscribible. Y sobre el mito de Sísifo… ¿no será que viven en República Dominicana?

  2. Susana Jimenez

    Nov 2nd, 2014

    ¿dónde puede comprar esos manifiestos?

Deja un comentario