Oviedo. Años de maestría. A sus 85 años

por el 03/02/17 at 3:06 pm

Titulo: AUTORRETRATO EN AZUL 40" X 40" Tecnica: M/LIENZO Col. Antonio Ocaña

Titulo: AUTORRETRATO EN AZUL
40″ X 40″
Tecnica: M/LIENZO
Col. Antonio Ocaña

OVIEDO.

AÑOS DE MAESTRIA

 

El Maestro Oviedo cuando cumplió sus 85 años.

Oviedo, caligrafía

 

 

El Maestro Ramón Oviedo cumple 85 años y el país artístico se prepara para celebrárselo. Está en plena forma física y mental. Nos recibió en su taller de Alma Rosa, en un barrio con uno de los nombres más bonito que se pueda tener, y que a un Maestro del color no pasa desapercibido el que le pongan color al Alma. El tema que nos convocó fue el de “El autorretrato”, que ha sido frecuente en su obra; pero hablamos de muchas otras cosas.

DSC04228_3

 

 

Maestro, he estado investigando antes de venir a su taller y me he encontrado con que a usted le han celebrado años que no coinciden con los 85 que celebramos ahora ¿Le pasa a usted lo mismo que a los peloteros, que tienen una edad en sus documentos y otra de verdad?

 

A mí me pasó algo parecido, pero al contrario que lo que le sucede a los peloteros, aparecía con más edad. Pero ya todo eso está corregido y mis documentos indican mi verdadera edad, que son 85 años.

10526381_10203829981807262_114444921_o

Aclarado. Usted ha sido de los pintores dominicanos que más autorretratos se han hecho, y autorretratos de mucha intensidad. Puedo recordarle el autorretrato en azul y el Plasta I que están en la colección de Antonio Ocaña ¿A qué se debe esa tendencia suya? ¿Es vanidad, búsqueda…?

 

Creo que nada de eso. Yo comencé a hacerme retratos como una forma de práctica para pintar. Lo hacía con mi propia imagen porque no tenía modelo, no podía pagarlo, ni quería molestar a mis amigos posando horas y horas, esa es la razón por la que los hacía.

Con Aquiles Azar, Rotellini, Cestero, Oviedo, J. Severino, Guillo Pérez, Bidó, y otros.

¿Usted cree que ese argumento sea válido también para los demás pintores?

 

Puede que haya algo de eso. Mire usted, el trabajo del pintor es muy solitario, son muchas horas en soledad y es mas cómodo coger un espejo y tomarse uno mismo de modelo. No es nada de narcisismo.

 

Hay uno en especial, Plasta I, que me recuerda bastante a Francis Bacon. Es un autorretrato inquietante, me da la impresión que ahí no hubo lo de tomarse como modelo, ahí se ve usted como derritiéndose, un poco como de desesperación. Inclusive el título tiene mucha carga de significado.

Plasta. Colección Antonio Ocaña

Plasta. Col. Antonio Ocaña

 

Yo tengo un cuadro que habla sobre las distintas clases sociales, en el que todas las clases sociales se van por un inodoro, por un desagüe. Porque yo creo que la Humanidad sólo es una, no son clases. En cualquiera de esas clases, como han querido dividir a la humanidad, se dan todo tipo de personas. Grandes, miserables o nobles, no depende de las clases. En ese autorretrato, que está en la colección de Ocaña, me puse como modelo para no poner a otra persona que se pudiese ofender. Me puse yo mismo como una plasta, una plasta de usted sabe qué, y es una forma de quitarle ese aire de superioridad o inferioridad que se le da a la gente cuando se dividen en clases. Ese autorretrato no es algo personal, es una reflexión sobre un tema social.

 

El autorretrato en azul corresponde a un periodo suyo en el que el uso del azul era predominante. También he oído que existe “el rojo Oviedo”, ¿Los colores que usted usa y ha usado son determinados por un estado de ánimo o por alguna experimentación específica, o que no le gustan los colores que vienen de fábrica y entonces hace sus propias mezclas?

 

Eso del “rojo Oviedo” son invenciones de los críticos, en realidad yo no tengo preferencia por ningún color. Hay colores que te ayudan a darle fuerza al tema que estés trabajando, pero cada tema pide su color.

 

He visto que estaban exhibiendo varios dibujos suyos recientes, con trazos muy firmes y casi como con una línea sin despegar la mano. Usted ha dibujado mucho, de hecho trabajó en el Instituto Cartográfico como dibujante. En esos dibujos ya no hay color.

 

Autorretrato. Col. Antonio Ocaña

Autorretrato. Col. Antonio Ocaña

El dibujo es esencial. Desde niño yo dibujé mucho y soy Cartógrafo profesional, lo cual me hizo trabajar mucho el dibujo de todo tipo, el de alta precisión, no sólo el artístico. El dibujo, que es pura línea, que no se auxilia del color ni de la mancha o de sombras, es para mí de vital importancia. El dibujo es la base que debe cultivar el pintor si quiere después descomponer, hay que saber dibujar y composición para poder descomponer. Fíjese en Picasso que era un Maestro en eso. Aunque se puede pintar sin saber dibujo.

 

¿Y qué les aconsejaría a los jóvenes?

 

 

A mí no me gusta dar consejos a los jóvenes. No porque yo sea egoísta, sino porque no quiero fallarles, y también porque quiero que ellos sean libres, que desarrollen su propia personalidad. A veces uno da un consejo en base a la propia experiencia, pero las experiencias de cada uno son particulares y podría uno equivocarse dando la receta propia a otros. Sin embargo, te pongo un ejemplo, cuando los estudiantes que se reúnen por el Parque Colón se me acercan, a mi me da mucho agrado hablar con ellos y comentar cosas, pero no en forma doctrinal, ni arrogante, sino con el cariño de reconocerme en ellos cuando yo era más joven.

 

Veo en una pared de su taller una frase escrita por usted, a modo de graffiti, “LA SEGURIDAD DEL SER HUMANO ESTA EN EL CEREBRO, USALO”. ¿La gente está perdiendo la capacidad de usar el cerebro, de tener una vida espiritual que le enriquezca?

 

Eso es básico, y por no saber usar el cerebro es que viven cometiendo errores. El pensar es lo que te hace vivir y disfrutar de tu sociedad, es el que te puede dar una vida espiritual rica. Claro, el cerebro, el trabajo y la formación cultural, son elementos esenciales para tener calidad de vida, no solo para los pintores, sino para todos los seres humanos.

 

 

¿Qué usted opina sobren el caso de los retratos por encargo, con la carga de vanidad de los que los encargan?

 

Con Omar Molina. Foto FC

Con Omar Molina. Foto FC

Aquí se hacen pocos retratos como manda la escuela del retrato. Muchas veces le dan una fotografía al pintor y le dicen “hazme ese retrato”. Lo que están pidiendo es una reproducción. Para el retrato hay que posar, hay que crear la posición, crear el ambiente. Hay que hablar con el retratado. Aunque yo no creo que en un retrato haya que reflejar el carácter del retratado.

 

Me parece que a los retratados les gusta verse más jóvenes, más ricos y más blancos ¿no?

Así es. En el retrato hay tanto del retratado como del retratista. A los ricos, a los reyes les encanta que los retraten, desde siempre ha sido así.

 

¿Usted ha hecho muchos retratos?

 

Yo hice, ya no más. De hecho los hice como un muestrario para que vieran que yo tenía la capacidad suficiente para hacerlo.

 

Se dice que quien no sabe retratar no sabe pintar, que esa es la prueba de fuego, ¿es cierto?

 

No necesariamente. Se puede ser un gran pintor sin saber hacer retratos.

 

¿Y sobre el hiperrealismo que opina?

 

Cuando yo viví en Nueva York visité mucho los museos para ver a los hiperrealistas, para ver porqué ese afán de reproducir la realidad tal cual. Me pareció que no era gran cosa, no me convenció. En la obra debe estar la traducción que hace el creador de lo que ve, uno debe poner algo de su creatividad, su propia visión, aunque sin salirse totalmente del objeto. Lo contrario sería hacer una fotografía y eso lo hace una camarita.

 

¿Picasso fue importante en su formación?

 

Mucho. Picasso fue una gran escuela. El dibujo y la composición en Picasso fueron una gran enseñanza para mi.

 

¿Qué encontró en Picasso? ¿Libertad?

Libertad para hacer cosas, una nueva mirada para entender las técnicas y sus posibilidades.

 

Usted ha recibido todos los honores y reconocimientos oficiales y privados ¿No se vuelve uno vanidoso con esas manifestaciones, no se le suben los humos a la cabeza? ¿Qué se siente saberse inmortal de las artes?

 

Ahí está la cosa. Eso hay que saberlo aceptar. Aceptarlo sin creerse un Dios, impenetrable y arrogante. Esos reconocimientos los he recibido como eso, un reconocimiento a un trabajo arduo, duro y con muchos sacrificios. Esos reconocimientos no me hacen pensar que ya estoy realizado totalmente, uno no puede estancar, uno debe seguir mientras piensa claramente, con lucidez. Yo estoy creciendo cada día, porque yo me siento así. La declinación del hombre se siente, y yo siento que estoy muy vivo y capaz de crear cada día. Mientras usted se pueda mover y su cerebro esté sano y lúcido, debe seguir trabajando.

 

¿Y su relación con los miembros de su generación, cómo son esas relaciones?

 

Muy buenas. De hecho muchos de nosotros nos reunimos los viernes aquí, en la terraza de mi taller. Ahora, hay algunos que no, hay algunos que son un poco difíciles. Pero no me preguntes por nombres, pero creo que en general nos llevamos muy bien.

 

 

¿Y por el Pueblo llano, se siente reconocido y querido?

 

Sí, por supuesto.

 

¿Y cómo ve la salud del Arte en el país?

 

Yo la veo muy bien. Pero como en todo el mundo, hay mucha gente que no entiende ni papa de esto, pero hay muchos que están haciendo muy buenas cosas. Siempre ha sido así. Claro el que hace más esfuerzo llega más lejos.

 

¿Los artistas tienen que tener un hábito de trabajo, crearse una rutina con método?

 

Sin esfuerzo no se consigue nada. No pasa un día sin que yo venga a este taller, el trabajo diario es básico.

 

Muchas gracias Maestro de parte mía y de REDES

 

Gracias a ustedes por tan grata conversación.

 

 

 

BREVE CRONOLOGIA.

Tomado de www.ocana.com

 

1924

Nace en Barahona, República Dominicana.

 

1965

Gana el primer premio del concurso de pintura que se realiza en medio de la revolución con su obra titulada “24 de abril”. Esta obra es considerada por muchos como la obra maestra de la pintura dominicana.

 

1969

Gana el Primer Premio de Pintura del Concurso E. León Jiménes, CxA. con la obra titulada “Espantajo”.

 

1982

Inaugura su mural titulado “Mamamerica” en la sede principal de la Organización de Estados Americanos (OEA), Washington D.C..

 

1988

Gran retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de la República Dominicana, donde exhibe mas de seiscientos cuadros, ocupando todos los pisos del museo.

Se publica la obra “Oviedo, Trascendencia Visual de una Historia”, escrito por el reconocido escritor y critico de arte dominicano Efraim Castillo.

La Galería de Arte Moderno con el auspicio de la empresa E. León Jiménes, C X A, presenta el documental titulado El Camino Pictórico de Ramón Oviedo.

 

1992

Inaugura su mural titulado “Cultura Petrificada” en la sede principal de la UNESCO en París, Francia.

 

1999

La Galería degli Uffizi, Florencia, Italia, acoge en su colección “Gallería del Ritratti d´Artista”, un autorretrato del Maestro Ramón Oviedo.

 

2002

Recibe la condecoración del Ministerio de Cultura y de Comunicación del Gobierno Frances como “Caballero de la Orden de Artes y Letras” (“Chevalier de L’ordre des Arts et des Lettres”. )

 

 

2007

Se devela su mural titulado “El nacimiento de la Constitución” en el Congreso Nacional de la Republica Dominicana.  Las dimensiones de esta obra son de 195 x 116 pulgadas.

 

 

 

 

 

Deja un comentario